Vende tu viejo movil al mejor precio del mercado

viernes, 30 de diciembre de 2016

Qué tener en cuenta al comprar un electrodoméstico

Varios electrodomésticos juntos
¿Qué sería de nosotros sin los electrodomésticos? Estos aparatos nos hacen la vida mucho más cómoda y placentera y cada vez son más imprescindibles en todos los hogares. Considerando que, en algunos casos, su vida útil es superior a los 10 años, está claro que a la hora de comprar un electrodoméstico, ya sea online o en una tienda, deberemos tomar nuestra decisión de comprar valorando diferentes cuestiones.

En este artículo pretendemos enumerar aquellos aspectos que se deben tener en cuenta a la hora de adquirir cualquier tipo de electrodoméstico, centrándonos sobre todo el los grandes electrodomésticos de línea blanca.

A la hora de comprar un electrodoméstico para nuestro hogar deberemos considerar lo siguiente:
  • Plan Renove. Si pretendemos reemplazar un electrodoméstico viejo por uno nuevo os aconsejamos informaros en la Consejería de Industria de vuestra Comunidad sobre la existencia de algún Plan Renove de electrodomésticos. Es posible que recibáis una subvención al substituir vuestro viejo aparato por uno nuevo.
  • Tienda de compra. Independientemente de que decidas comprar tu electrodoméstico online o en una tienda física, siempre debes elegirla con cuidado, asegurándote de que ofrezca la debida garantía del fabricante, de si está adherida al sistema de arbitraje de consumo (muy útil si surge algún tipo de conflicto entre nosotros y la tienda, las tiendas online que están adheridas a este sistema muestran el sello “Confianza Online”), de si tienen servicio de retirada del electrodoméstico reemplazado o de si ofrecen servicio técnico de instalación (es recomendable que la instalación la realice el propio servicio técnico del fabricante o, en su defecto, servicios técnicos oficiales recomendados por el mismo).
  • Consumo de energía: conviene elegir electrodomésticos de bajo consumo energético, especialmente en grandes electrodoméstico de línea blanca como frigoríficos, hornos, lavadoras, lavavajillas o aires acondicionados.

    Todos deben llevar claramente identificada su categoría energética. No compréis ningún aparato con una etiqueta energética que no sea A (para los frigoríficos es incluso recomendable que la etiqueta sea A++). Nos costarán más caros pero a la larga rentabilizaremos nuestra inversión con un menor coste en la factura eléctrica.

    Además, cuanto menor sea su consumo menos contaminaremos el medio ambiente. Tened en cuenta que el coste de la energía consumida por un electrodoméstico a lo largo de su vida útil, terminará superando el dinero que habremos pagado por su compra.
  • Consumo de agua. Es aconsejable que electrodomésticos como lavavajillas y lavadoras sean eficientes con el empleo del agua. Existen algunos que permiten regular dicho consumo dependiendo de lo sucia que veamos que esté la ropa o la vajilla.

    Por otro lado, conviene saber que existen lavadoras que admiten doble toma de agua (caliente y fría), algo que también puede conllevar un importante ahorro energético.

    Es altamente recomendable leer las condiciones técnicas de cualquier electrodomestico que tengamos intención de adquirir.
  • Ubicación. Deberemos elegir cuidadosamente el lugar donde irá ubicado el electrodoméstico para tener claro el espacio disponible y no comprar un aparato que no quepa en dicho lugar. Asimismo, es importante asegurarse de que la ubicación elegida dispone de un enchufe adecuado a las exigencias energéticas del electrodoméstico correspondiente. Por otro lado, a la hora de lavadoras, lavavajillas y algunos frigoríficos necesitan estar cerca de tomas de agua y desagües.
  • Tamaño. No siempre lo más grande es lo mejor. Deberemos asegurarnos de comprar un electrodoméstico que se adecúe a nuestras necesidades. ¿Para qué comprar un lavavajillas de 12 cubiertos si puede bastarnos uno compacto de 6?

    A veces electrodomésticos menos eficientes pero más pequeños consumen menos que electrodomésticos con etiqueta energética A pero de mayor tamaño.
  • Ruido. Una consideración accesoria pero que en electrodomésticos como los frigoríficos puede llegar a ser ciertamente molesto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario